Trabajar las redes sociales es un aspecto fundamental dentro de una estrategia de comunicación. Pero dependiendo del tipo de negocio, objetivos y productos que tengamos, podremos hacerlo de una u otra manera

Por eso en 4Screen Comunicación  queremos hablaros de uno de los principales tipos de redes sociales: las redes sociales horizontales. A continuación veremos en qué consisten exactamente y cuáles son las diferentes estrategias que podemos implementar

Redes sociales horizontales y redes sociales verticales

Dentro de la clasificación de redes sociales podemos distinguir entre las redes horizontales y las verticales. El factor diferenciador de las mismas es el tipo de usuario al que van dirigidas cada una de ellas. Además de tener en cuenta el objetivo intrínseco de las mismas. A continuación conoceremos las particularidades de cada una de ellas y los diferentes ejemplos que podemos encontrar.

Red social horizontal

Las redes sociales son las más fáciles de identificar, ya que son las más populares. Se dirigen a todo tipo de usuarios y no cuentan con una temática específica que limite la creación y publicación de contenido.

Buscan crear una comunidad más generalista que no se defina por una única temática o actividad específica. Son mucho más abiertas que las redes verticales ya que todos los miembros son libres de hacer el uso que consideren de la misma. Ya sean simples consumidores de contenido, creadores o empresas.

Por estas características son también las que están más popularizadas y representadas, además de ser las que más usan las empresas para conseguir promocionar sus productos y servicios. Aunque todo dependerá del tipo de negocio y objetivo. Algunos de los ejemplos más conocidos son Facebook, Instagram o Twitter.

Red social vertical

Su principal diferencia con respecto a las redes sociales horizontales es el tipo de comunidad al que va dirigido. Están pensadas para un público concreto, más nicho, con una temática concreta. Dentro de las mismas podremos clasificarlas en función de la temática en torno a la que se definen y atraen a sus usuarios.

En términos generales, suelen atraer a un público mucho más reducido que las redes horizontales pero mucho mejor segmentado. Ya que los usuarios que pertenecen a la misma tienen un gran interés en la temática o se dedican a la misma. Una de las principales ventajas de las empresas que se mueven en este tipo de red social es que sus acciones, al estar mejor orientadas, suelen ser más rentables.

Algunos ejemplos de este tipo de redes sociales son Flickr, Tinder, Womenalia o Filmaffinity

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *